jueves, 19 de junio de 2008

Asesina



Dulce mirada, reina del deseo, frenética e incontrolable
Belleza asesina, mi orgullo muere, la dignidad huye despavorida
El paraíso se convierte en un averno
El pudor se desvanece, el placer se hace incontrolable
El frenesí y la pasión explotan como un trueno.

Entras en mis sueños, juegas con mi dolor
Mientras busco sentido a la experiencia fantasiosa
De vivir a tu lado, en otro mundo, mientras duermo.

Caminando por las calles envueltas en neblina
Solo mi sombra me acompaña, intento no dejarte ir de mis recuerdos
Esperando en vano que no me olvides
Esperando un resplandor difuso penetrando por la ventana
Anunciando tu gloriosa llegada

Me mantengo agonizante, mis sentidos pierden su claridad
Intento gritar sin ser escuchado,
Intento llorar sin que nadie me vea
Intento cantar sintiendo vergüenza
Intento escribir y no se me ocurre nada, absolutamente nada.

Sigo esperando una palabra que me despierte de mi largo levitar.
Una mano que me guíe en medio del caos
Una mirada que sienta curiosidad por saber lo que pienso
Una voz que me acompañe mientras duermo.

No hay comentarios: