domingo, 3 de agosto de 2008

El Viaje.


Ya no hay miedo, estoy de paso en tu onírico mundo
Amargo sabor, asesino de cóleras y prejuicios
Jugando con las sombras de mi oscura habitación
Estado de coma, muerte temporal.

Yo me arrastro guiado por la mirada de tus guardianes
Alucinantes como mis sueños, tenebrosos como mis miedos
Jadeo como perro sediento, por tanta ansiedad
En este resplandor que me enceguece.

Y ante tanto frenesí, olvido el miedo a morir
Ante los universos paralelos causados por tu efecto alucinógeno
Juventud caída a tus pies, olvida por un instante
Estar habitando la tierra, estar preocupada por rendir cuentas.

Ya siento levitar mi cuerpo, tomo un camino sin mirar atrás
Anonadado estoy, mientras contemplo tu mundo virtual
Jamás mis deseos tomaron tanta fuerza
Estar metido en otro mundo sin abandonar la tierra, es un elogio a la locura.

3 comentarios:

Gittana dijo...

Cuanto miedo puede no surgir de las sombras de una habitacion...

Cuantos recuerdos pueden no aparecer dentro de la mente si tan solo se siente???

rocio macarena dijo...

Te queria preguntar si podia usar lo q escribiste para hacer un trabajo...

jaleosanchez dijo...

Claro Rocio puedes hacerlo sin ningún problema.