domingo, 3 de mayo de 2009

Soledad.



A partir de aquel instante en el que tu respiración desvaneció lentamente
y ya tu rostro y tu figura se alejaban de mis ojos,
fue entonces cuando desperté de aquel letargo,
llegue a una realidad absurda, sin sentido alguno,
me he encontrado dando giros desde entonces,
me encuentro perdida, abatida, abrumada por tanto silencio
y sólo quisiera volver a soñar y dentro de tus brazos
volverme a encontrar…

Escrito por: Vanessa Parra

No hay comentarios: