lunes, 19 de septiembre de 2011

Aquel día que te besé




En tus ojos veo estrellas
En tus manos siento el calor del amanecer
En tu boca siento el flujo de tus miedos
de tus anhelos de no quedarte sola.

Tímidamente acerco mi rostro
Mi boca posa lentamente sobre tus mejillas
Intentas huir, me tratas de engañar mostrando indiferencia
Miras con desconfianza, tratas de resistir
Mientras yo muero por estar a tu lado.

Caigo alucinante entre tus brazos
Sueño contigo mientras mi cabeza posa sobre tu hombro
Piensas, me observas, analizas y dudas una y otra vez
Pienso lo peor, tal vez ya no me quieres, tal vez te incomodé
Mientras me miras, te acercas lentamente y temblando
Tus labios y los míos quedan fusionados en un cálido beso.

Somos prófugos huyendo de nuestras vidas, del pasado
Entre las paredes somos amantes clandestinos
Afuera de ellas simplemente somos amigos
La soledad y el silencio son los únicos testigos.

1 comentario:

Galería de Letras dijo...

Hola Jaleo, por aquí recorriendo las calles de letras de tu blog. Y créeme que lo encuentro interesante. Se deja leer. Motivo por el cual seguiré visitándote.

Te saludo desde Barranquilla y te invito a que me visites en mi Galería de letras yo pongo el café tu traes una botella de vino chileno.

Un abrazo compatriota y colega de letras.